Puebla pierde 3-0 frente a Santos; buscará hacer la hazaña en el Cuauhtémoc

Con un gol polémico y muchas jugadas falladas, el puebla se encuentra con un pie fuera de la liguilla

Con un amargo sabor, así se va el Puebla de la Franja de las tierras laguneras al recibir tres goles, de los cuales uno fue el que se llevó la noche y no precisamente por hermoso, sino por lo cargado de polémica que estuvo.

De entrada, los pupilos dirigidos por Nicolás Larcamón fueron recibidos con un gol de vestidos, pues recién iniciado el encuentro, los de Torreón ya iban 1-0.

El partido de vuelta se efectuará el domingo en el Estadio Cuauhtémoc y los dirigidos por Nicolás Larcamón requerirán de tres goles sin recibir ninguno en contra si desea acceder a la gran final del Torneo.

Posteriormente, al minuto 27, Eduardo Aguirre marcó su doblete, poniendo la loza cada vez más pesada para el equipo poblano; sin embargo, fue en el segundo tiempo y cuando mejor jugaba el Puebla, cuando una decisión arbitral provocó la jugada que desencadenaría el tercer gol de los guerreros a cargo de Ayrton Preciado.

Es así como el equipo camotero, que con un buen fútbol y muchas jugadas claras de gol desperdiciadas, dejó escapar una oportunidad de ensueño al ser visitante.

Ahora, los muchachos de Larcamón tendrán que demostrar de qué están hechos y que el tercer lugar de la tabla general no fue suerte.

Las matemáticas más fáciles para la escuadra de la franja son: marcar tres goles y no recibir ninguno. Esa es la apuesta y el camino menos complicado. Por su parte, el equipo de Torreón solo debe cuidarse de no recibir más de dos goles y si puede, continuar marcando más tantos.

Es así como, para fortuna de unos y desfortuna del fútbol y el espectáculo que esto significa, una vez más el arbitraje y el VAR jugaron un papel más importante que los mismos jugadores, pues jugadas polémicas y criterios sesgados ensuciaron lo que parecía un juego parejo.

Aunque no hay que quitar culpa a los delanteros de un Puebla desconcentrado, dubitativo y sin puntería, pues en el soccer hay un dicho que señala que «gol fallado es gol en contra».

Las cartas están sobre la mesa, el Puebla ha demostrado más de lo que tenía que demostrar, siendo un equipo atractivo y con honor, por lo que el próximo domingo deberá salir con todo por delante, ya que no tiene nada que perder, motivo suficiente para esperar un juego atractivo y lleno de emociones.