Liberan al luchador El Vikingo tras azotar y lesionar a niño de 5 años en un evento

El Vikingo fue detenido por agredir a un niño durante una demostración de lucha libre

El fin de semana, informaron que el luchador profesional “El Vikingo” fue detenido por agredir a un niñito de 5 años durante una demostración de lucha libre en calles de la alcaldía Venustiano Carranza.

Según El Heraldo de México, Víctor Cruz Pallares de 21 años fue puesto en libertad, luego de que las autoridades de la Fiscalía de Justicia de la Ciudad de México determinaron que las lesiones del menor no eran graves.

Recordemos que el fin de semana se hizo viral el video donde se ve que un niño abraza por la espalda a «Einar Dharius El Vikingo», quien de inmediato  lo toma del brazo, lo levanta con fuerza y lo arroja contra el piso, dejándolo inconsciente por unos minutos.

El luchador fue investigado por las lesiones que sufrió el menor, así como por una acusación de maltrato infantil luego de azotarlo.

El Vikingo se salva de ser linchado por los ciudadanos

Debido a la agresión contra el menor de edad, los asistentes a la función de lucha al aire libre se lanzaron contra Cruz Pallares para tratar de hacer justicia por mano propia, pues causó indignación la reacción que tuvo este hombre contra el pequeño aficionado.

Las autoridades evitaron que el luchador fuera linchado, y lo trasladaron a la Fiscalía para iniciar la investigación correspondiente, mientras el lesionado fue revisado por paramédicos para descartar lesiones de gravedad.

Tras viralizarse la agresión, la empresa organizadora del evento se deslindó de la responsabilidad alegando que esa lucha no había planeada por la empresa Revelación Lucha Libre Iztapalapa (RLLI), a la que pertenecía el luchador.

La lucha libre se ha visto opacada en fechas recientes por actos impropios de profesionales en este deporte, pues en días pasados otro luchador agredió a un aficionado durante una función en la Arena Naucalpan.

El luchador DMT Azul golpeó a un aficionado luego de que le arrojara una silla y el profesional del deporte le respondió con puñetazos en el rostro, al grado que le cerró los ojos por todos los golpes que le dio.

Con información de El Heraldo de México y Twitter Carlos Jiménez