Ayuno intermitente: la dieta de moda que puede ser contraproducente

Las dietas milagro suelen ser una forma rápida para perder peso, como el famoso «ayuno intermitente», que si bien no es considerado como una dieta en forma, puede causar problemas de salud si no se hace de la forma correcta.

El ayuno intermitente consiste en alternar las comidas para acostumbrar a tu cuerpo a comer menos y a absorber los nutrientes de los alimentos en menor tiempo.

Asimismo, estudios señalan que ayunar algunos días tiene ventajas a nivel metabólico.

El ayuno intermitente y sus técnicas

La técnica más popular es la de 16/8, en el que se dedican 16 horas de ayuno y 8 para comer; también, hay otra forma en la que se alterna los días en los que se va a comer.

Sin embargo, el ayuno intermitente no es considerado como una dieta en forma, debido a que las personas no recurren a un profesional para poner en práctica esta técnica, lo que pondría en riesgo la integridad física.

Por lo anterior, el ayuno intermitente puede provocar anemia, ansiedad, depresión y otros padecimientos si no se se hace adecuadamente; incluso, esta técnica no es apta para todo tipo de personas.

Por ejemplo, dietistas indicaron que personas que padezcan trastornos alimenticios, como bulimia o anorexia, no deben someterse al ayuno intermitente, ya que su organismo podría recibir menos nutrientes al dejar de comer.

Asimismo, especialistas continúan analizando los efectos positivos del ayuno intermitente a largo plazo, debido a que en periodos reducidos puede favorecer a la perdida de peso, a disminuir el desarrollo de células cancerígenas y enfermedades virales.

Por ello, expertos en nutrición recomiendan acudir con algún dietista en caso de querer comenzar el ayuno intermitente, con el fin de determinar cuál será el tipo de ayuno que se llevará a cabo y si se requieren vitaminas para fortalecer el organismo.

Con información de Muy Interesante, Hipertextual y Cultura Colectiva.